7 de agosto de 1819, batalla del puente de Boyacá.

Por: Jairo Tobón Villegas

Este día terminó con resonante triunfo del ejército patriota sobre el realista que comandaba el general Barreiro. Los batallones patriotas estaban comandados por los generales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander y otros destacados oficiales, entre los cuales estaban el Carlos Soublette, José Antonio Anzoátegui, Juan José Rondón y el coronel José María Córdova.

La batalla de Boyacá, que tuvo lugar el 7 de agosto de 1819, fue la culminación de una hazaña portentosa y magnífica estrategia que comenzó cuando los generales Santander y Serviez y José María Córdova, habían pronosticado que en los Llanos de Casanare estaba el futuro de la emancipación. Cuando los restos de los ejércitos que estaban en el sur del país, y los que estaban en el altiplano cundiboyacense lograron unirse en los llanos, los generales Santander y el coronel Córdova, forzaron al general Bolívar a emprender la portentosa ascensión por el Páramo de Pisba, odisea increíble que se logró con esfuerzo y patriotismo, alentados por los cantos patrióticos que entonaban los soldados en su intrépida marcha hacia la abrupta montaña, canciones patrióticas compuestas por el rionegrero José María Salazar.

Al llegar al altiplano boyacense, los patriotas recibieron el apoyo de las gentes, libraron combates en Tópaga, Corrales de Bonza, Pantano de Vargas y cortaron la retirada española en la batalla del Puente de Boyacá.

Tras la victoria del Puente de Boyacá, el general Bolívar nombró al coronel José María Córdova como Libertador de Antioquia, gobernador y Jefe militar del Estado. Luego de hacer expulsar las tropas españolas, sin reponerse aún de la caída del caballo el 28 de diciembre de 1819, supo vencer a las fuerzas realistas de Francisco Warleta, que pretendían reconquistar el Estado.

En Chorros Blancos se realizó el combate de este nombre, hazaña que complementó la victoria del Puente de Boyacá, porque impidió que los españoles se reagruparan, cuando en sólo Santafé de Bogotá había un ejército de más de 4000 realistas, hecho que de haber ocurrido, habría hecho inútil la victoria del Boyacá.

Hecho destacable en la batalla del 7 de agosto, ocurrió cuando el entonces adolescente Pedro Pascasio Martínez, al servicio de la causa patriota, encontró al general José María Barreiro, comandante del ejército español, escondido entre unos matorrales, quien le ofreció monedas de oro para que lo dejara huir. Martínez no se dejó sobornar y lo entregó al héroes que hicieron posible nuestra emancipación: Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander, Antonio Nariño, Juan del Corral, Francisco José de Caldas, José María Córdova, Liborio Mejía y otros tantos que todo lo ofrecieron en bien de nuestra patria.

Es patriótico deber izar el pabellón tricolor.

Deja un comentario

Relacionado

Imperdonable atropello en contra el patrimonio y la historia

Profundo dolor de patria e intensa ira siento al contemplar la imperdonable masacre que se realizó en el sagrado recinto del Honorable Concejo, olvidando toda la historia y pisoteando el extenso patrimonio socio cultural de la ciudad. Y como una burla a la crítica situación económica del pueblo, despilfarramos los dineros públicos irresponsablemente con la […]

pacientes con COVID-19 fueron trasladados por la Fuerza Aérea desde Rionegro, hacia Bogotá

En una nueva misión humanitaria, su Fuerza Aérea Colombiana trasladó a tres pacientes con COVID-19, en esta ocasión, provenientes de Medellín, Antioquia, hacia Bogotá; el avión C-295 despegó desde el Comando Aéreo de Transporte Militar, para socorrer a dos hombres y una mujer. Gracias a la coordinación realizada entre las gobernaciones de Antioquia y Cundinamarca, […]