Albeiro Ocampo Botero, una voz que permanecerá en el tiempo

Nacido en La Ceja Antioquia, el 18 de octubre de 1965, ocupó el número 4 de  una familia de 8 hijos. Sus padres Martin Adolfo Ocampo Tabares y Mariela Botero Montoya. 

Su vida siempre estuvo marcada por un deseo inmenso de hacer parte de la radio, especialmente de pertenecer a un equipo de narradores deportivos y desde muy joven cumplió su sueño, pues desde pequeño todos los días a  la hora de ducharse empezaba a improvisar y a narrar cualquier partido imaginario que le llegara a su mente, cuya narración siempre remataba con un gol. Gol que narraba con una duración prolongada y una potencia inigualable.  

Terminó sus estudios de secundaria muy joven y se fue a estudiar a la ciudad de Bogotá, donde obtuvo el título de locutor, título que logró, no solo por su disciplina y dedicación sino gracias a su padre, quien jamás dudó en apoyarlo, pues siempre vio en él un talento desmesurado y arrollador. En el colegio sus compañeros y amigos siempre lo recordarán como Cachi, apodo que se ganó porque al querer expresar que algo ya estaba casi listo se refería ya Cachi. 

Fue el fundador de la Emisora radial Oriente Estéreo de La Ceja, fue el primer controlador que tuvo, luego le ofrecieron trabajar en la emisora Ecos de Rionegro, donde le dieron la oportunidad de trabajar al aire y de cumplir su sueño,  donde su voz fuese escuchada en cada uno de los hogares de los orientales antioqueños. Se sentía supremamente orgulloso de haber logrado la tarjeta como locutor profesional, porque era de los pocos que para la época contaban con una licencia para hacerlo, pues la mayoría eran empíricos, algo que lo enorgullecía y resaltaba en su juventud, porque siempre lo vio como un logro que pudo alcanzar.  

Se hizo famoso en cada pueblo del oriente antioqueño por su potente voz y por su carisma, todos los que lo conocían se quedaban encantados por su forma de ser. Bohemio y soñador, enamorado de la vida. En algún momento le ofrecieron irse a trabajar en una emisora de RCN en Bogotá, en donde el salario era 5 veces más y no quiso aceptar. Sus palabras fueron “ No, yo por Plata no me voy a alejar del amor que la gente me tiene en mi tierra, yo en Bogotá voy hacer uno más del montón, en cambio aquí, para mi gente soy el mejor” 

Gladis Ocampo Botero (Hermana)

 

Hasta ahí era la sentida nota para despedir a su hermano, un gran locutor que con su voz atizó la fuerza de la radio; pero hoy, 14 de noviembre, ad portas de hacer un cierre de edición nos llega una noticia que nos llena de tristeza. 

Quizás no quería Albeiro habitar solo en ese misterioso confín donde residen las almas, pero la fuerza del amor todo lo puede, hoy su madre  va a su encuentro, y allí, en esa dimensión desconocida, ambos reposan y comparten esa última morada. 

Desde el Periódico EL RIONEGRERO, lamentamos la partida de Albeiro, colega y ejemplo de perseverancia y de su madre, la señora Mariela Botero Montoya.  A su familia toda la fortaleza para mantener firme la fe, en esta dura prueba. 

Deja un comentario

Relacionado

Rionegro primero y Rionegro después

Don Ernesto Tobón, es sin duda uno de los rionegreros que más profesó auténtico amor por su pueblo. Entre los diferentes cargos en que se desempeñó, se le recuerda sobre todo como ese destacado personero y custodio del archivo municipal. Los Tobón de El Tablazo fueron descendientes de poetas, artistas, agricultores y educadores. Entre los […]

Comfenalco Antioquia tiene más de 770 vacantes de empleo

Boletín Informativo  La Agencia de Gestión y Colocación de Empleo de Comfenalco Antioquia tiene vacantes en el Valle de Aburrá, Oriente, Occidente, Urabá, Suroeste, Nordeste, Magdalena Medio y Bajo Cauca. En total hay 776 oportunidades para bachilleres, técnicos, tecnólogos y profesionales.   En Oriente hay 220 ofertas laborales para desarrolladores de software, agentes de soporte, guardas de […]