Conoció a quienes ese día arriesgaron su vida por salvar la de ella

El pasado 14 de enero de 2019 en horas de la tarde, Karen Tatiana Rodriguez Pastuso, una joven de 18 años sufrió un grave accidente cuando accidentalmente cayó por un precipicio de casi 150 metros de altura en un cerro del Municipio de Rivera Huila.

Sus compañeros avisaron a los bomberos, quienes de primera mano la valoraron y auxiliaron, pero por las condiciones geográficas del terreno y su pronunciada inclinación era necesario sacarla de ese lugar a través de medios aéreos.

Es así como las autoridades a través de la EPS de la Joven y el CNRP (Centro Nacional de Recuperación de Personal) realizaron la coordinación con la Fuerza Aérea Colombiana para evacuarla de manera urgente ya que su estado de salud era delicado.

Karen debió ser extraída del lugar a través de una grúa de rescate operada por un Recuperador de Personal del Comando Aéreo de Combate No 4, en una misión bastante arriesgada en donde se puso a prueba la pericia y profesionalismo de las tripulaciones de la Fuerza Aérea.

Pero la historia no terminó aquí

Una vez Karen fue valorada a través de exámenes especializados, milagrosamente no presentaba ninguna fractura en su cuerpo, ni un solo rasguño lastimó su piel, solo algunos hematomas productos de los golpes con los palos y ramas y un estado de pérdida de memoria por el trauma generado en su cabeza.

Una vez conoció la historia y la hazaña realizada para ayudarla,  lo único que Karen deseaba en lo más profundo de su corazón, era conocer a quienes ese día  arriesgaron su vida por salvar la de ella; es así como un helicóptero de esta Unidad Aérea se desplazó hacia Neiva, a bordo, el T3 Palacios, rescatista que ese día tuvo la valiente misión de descender por una soga para auxiliar a Karen quien se encontraba inconsciente y convulsionando.

La emoción de Karen no se hizo esperar, y sus lágrimas tampoco, y aunque no le dolía nada, su corazón latía de felicidad, una visita más que esperada, la marco para siempre; ¡un sueño cumplido! expresaba ella, manifestando su admiración y respeto.

Durante este emotivo encuentro, le fue entregada la moneda del CNRP,  en cuyo interior lleva grabada la siguiente frase: “ME SALVÓ MI VIDA Un ÁNGEL DE METAL”, un símbolo de esperanza para aquellos miembros de la Fuerza Aérea Colombiana que día a día arriesgan su vida para salvar la de otros, aun sin conocerlos están dispuestos a morir para que otros puedan vivir.

 

 

Deja un comentario

Relacionado

Micronotas. Edición 419. Septiembre de 2020

*”Rionegro en Buenas Manos” de las Juntas de Acción Comunal Ocho mil millones de pesos dispuso la administración municipal de Rionegro por medio del programa Rionegro en Buenas Manos, a través de 6 líneas de impacto comunitario: 1-Medio ambiente y saneamiento básico 2-Comunidad innovadora, interactiva y digital 3-Desarrollo económico y empresarial 4-Recreación, cultura y deporte […]

Jhoan Bennuti, soprano rionegrera

Jhoan Bennuti, soprano rionegrera

Johana Estefany Garcés Monroy, conocida como “Jhoan Bennuti” nació el 12 de enero de 1985 en Rionegro, Antioquia. En el año 1994 inicia en el mundo musical, participando en varios coros y recibiendo clases de piano. Durante su niñez y adolescencia se destacó en las artes manuales, la danza, el modelaje y el teatro. En […]