Foto El Colombiano

El oscuro origen de “La Alborada” navideña

Una tradición que esta cerca de cumplir 20 años en la ciudad de Medellín se ha regado como polvorín por varias partes de el departamento antioqueño, aquella estruendosa bienvenida al último mes del año es una fecha preocupación masiva, principalmente para las autoridades de cada localidad y hogares que componen su núcleo con una mascota. A eso de las 11:58pm de el día 30 de noviembre se empiezan a escuchar lo voladores con su triple estallido por unidad, pero como muchas otras tradiciones adaptadas a la cultura paisa ¿Sabe como surgió todo? ¿Quién lo hizo de primero y bajo que intención? En EL RIONEGRERO se lo contaremos brevemente.

Si bien la tradición polvorera viene de antaño, nuestros abuelos pasaban en las fincas con sus hijas e hijos y la pólvora estaba presente entre el chicharrón, los globos y la natilla, era algo muy diferente a lo que se ve hoy en día dentro de las urbes. En Medellín en los años noventa prácticamente todos los barrios y en especial las periferias tenían actores que hacían parte de la escena de el narcotráfico, aquellos grandes capos no dejaban pasar un diciembre sin embarcar grandes cargamentos de cocaína, hecho que cuando “la mercancía” llega al destino final y se confirma el pago, se llama dentro del dialecto en el bajo mundo como “Coronar”. La celebración con mucha pólvora durante toda la noche, también era una señal para el resto de la ciudad y todo lo que componía el entorno criminal.

Uno de estos grandes capos es un personaje icono en la historia de el hampa, actor directo de el conflicto armado en Colombia, alias Don Berna, el sangriento líder narcoparamilitar de el Bloque Cacique Nutibara. Tras la llegada de Uribe a la presidencia en el 2002, la participación directa de el BCN en la Operación Orión Comuna 13 con cientos de desaparecidos que aún se esperan hoy, su sangrienta toma a sangre y fuego de lo barrios controlados por las guerrillas de izquierda culminada en el año 2003, la negociación en el pacto de Ralito y posterior a ello con el gobierno de Uribe una desmovilización de todo el BCN en marco de Justicia y Paz el 25 de noviembre de el 2003; hacía sentir a este despiadado personaje como un rey en la ciudad de Medellín y el 30 de noviembre de ese mismo año inundo toda la ciudad de pólvora, para que celebraran toda la noche, que ese año 2003 la ciudad fue de el narcoparamilitarismo.

Foto Verdad Abierta
Foto Verdad Abierta

Como si ya no le hubiera dado demasiadas maldiciones a toda Antioquia, dejo como recuerdo un evento que nada tiene de digno para celebrar, por el contrario es una noche de desasosiego y sufrimiento para miles de animales entre mascotas y fauna, sin contar a las familias que pasan por esos malos momentos de ver como su perro ha salido corriendo por la confusión de los estruendos. Lo que si debe de quedar claro es lo que conmemora, es la fecha en la que los paramilitares “Coronarón” en todo El Valle de Aburra y de el Oriente Antioqueño.

#MiMascotaSana

Por: Andrés David Montoya

Deja un comentario

Relacionado

Primera guía para el turismo de naturaleza en Colombia

Colombia estrena su primera guía para el turismo de naturaleza, proyecto titulado: “COntemplar, COmprender, COnservar: manual ilustrado para guías de turismo de naturaleza en Colombia”, servirá como código ético para profesionales especializados en el tema, intérpretes y viajeros de todo el mundo. El proyecto busca posibilitar una herramienta para quienes quieran ampliar su conocimiento sobre […]