Gilberto Garcés Z, una profesión con corazón

Graduado de la Universidad de Antioquia, diplomado en finanzas de la Universidad Externado de Colombia y especialista en gerencia de la seguridad social, el médico y cirujano, Gilberto Antonio Garces Zuluaga, se ha destacado por su logros en cada uno de las instituciones de salud que ha gerenciado durante toda su trayectoria profesional, Ahora aplicada a la fundación Hospital San Juan de Dios del El Retiro.
Su honestidad y sencillez, hacen de él un médico ejemplar y un administrador de contundentes resultados en el sector de la salud. Como médico, tiene claro que el motor de su propuesta es brindarles una atención integral a los pacientes, independiente de cuál sea su posición social, económica, religiosa, el programa o la entidad a la que estén afiliados. Prima siempre el ser humano, como columna vertebral de su trabajo.

¿Doctor Garcés, cual ha sido su gestión durante estos dos años como gerente de la fundación San Juan de Dios del El Retiro?
Dentro de la gestión al frente de la fundación, vimos la necesidad de hacer algunas mejoras de infraestructura, como la actualización de equipos, no solo en sistema de rayos x digitalizados, sino también el de odontología de última tecnología, al igual que contamos con un personal especializado, y renovamos la mayoría de los equipos de cómputo. Igualmente hicimos una inversión de 88 millones de pesos en el primer año, 186 millones en el segundo año y vamos avanzando en este tercer año con nuevas inversiones. Estamos buscando que a futuro la Alcaldía de El Retiro, pueda hacer la inversión de la ampliación de urgencias, y nos lo ceda en comodato, porque el crecimiento que ha tenido la población de El Retiro en estos años se ha mostrado con la cantidad de colegios que se están dando exponencialmente. Contamos con 14 enfermeras, 2 odontólogos, 1 optómetra, equipo de rehabilitación, equipo de atención al adulto mayor, personal administrativo y de facturación completamente calificado.

¿A cuánto asciende la inversión en estos dos años de su gestión?
Al día de hoy hemos invertido unos 350 millones de pesos que han sido de recursos propios de la institución; al ser fundación todos los recursos son reinvertidos. Igualmente nos dimos a la tarea de ir mejorando los salarios, porque antes venían por cooperativa; esos incrementos salariales son mayores a los que se han decretado el gobierno, eso es lo que casi ninguna institución podría hacer y nosotros lo estamos haciendo con recursos propios.
Hemos hecho dos consultorios, con sus respectivas dotaciones pero vemos que se requiere más consultorios. En odontología hemos tenido un cambio total en todos los equipos; nos faltan sólo algunas mesas para cambiar, porque hasta las puertas se renovaron. Estamos tratando de cumplir con toda la parte de habilitación y con el mejoramiento de la estructura para que la gente tenga esa comodidad que tan merecida en la atención de sus enfermedades.
Con una población de 22 mil habitantes en el municipio de El Retiro, a la fundación le corresponde la atención de 12 mil personas, la otra parte está entre Coomeva y Sura, que no tiene sino contrato de urgencias. En la fundación prácticamente subsistimos con la Nueva EPS, Savia Salud y con los SOAT; estos son los ingresos oficiales que tenemos, más el contrato que se hace anualmente con el municipio dependiendo de los recursos disponibles y lo que llegue del departamento, los cuales son para planes de intervención colectiva.

¿Doctor Garcés, cuál fue el problema más delicado que encontró cuando llegó al hospital?
El problema más grave era no poder contratar con el municipio porque las IPS ya se iban a ir, porque estaba en ese limbo jurídico y me preguntaba: si no encontramos solución, de dónde vamos sostenernos y poderle cumplir a la comunidad, a los empleados y a los proveedores. Pero afortunadamente todo nos salió muy bien y pudimos avanzar para poder llegar a donde estamos. Hoy en día es una entidad estable. Otro de los problemas era la falta de atención en urgencias, la atención en la consulta; ahora hemos venido probando nuevos modelos y creo que en la parte de consulta externa hemos llegado al punto en que la gente ya lo está aceptando, porque ya está encontrando consulta a más tardar para el otro día. Estamos tratando de que ojalá fuera en el mismo día para la gente que requiere la atención.
Estamos haciendo una campaña donde apliquemos el método triaje (término en la medicina para clasificar a los pacientes de acuerdo a la urgencia de atención), le estamos enseñando a la comunidad que entienda qué es realmente una urgencia, porque de 100 personas que llegan a la unidad de urgencias 10 son urgentes. Lo que se pretende con esa área es que el usuario pueda llegar con una enfermedad, una herida o un accidente grave y pueda encontrar una camilla, y no encontrarla ocupada por pacientes con una gripe, un dolor de una mano o un dolor de cabeza que da todos los días. Estamos haciendo que la gente tenga esa conciencia real de lo que es urgencias y para qué son, y así poder brindarle una atención de altísima calidad.

¿A qué modelo de gestión atribuye su éxito administrativo?
Tengo un solo modelo y lo he repetido muchas veces, nunca me he encasillado en situaciones de libros, de universidades y de otras personas, es un modelo propio y es de hacer un análisis y un diagnóstico claro de cada institución y qué hay que hacer con ella. Pero eso no podría hacerse sin dos palabras que son las que siempre menciono: honestidad y compromiso. Usted puede ser el mejor gerente del mundo pero si no aplica ninguna de esas dos palabras nunca podrá ser un buen gerente, así se crea el mejor del mundo. Yo prefiero aplicar esas dos palabritas, así nunca me digan que soy el mejor gerente.

¿Doctor Gilberto, cuál es el éxito de su profesión?
La humildad, la empatía que tengo con el paciente, el querer al paciente y sentir con ellos lo que sufren en el momento. Nací con una sensibilidad hacia al prójimo, o que lo digan mis compañeros en todos los lugares donde he estado, en la escuela, en el liceo o en la universidad.

¿En su cargo a tenido persecuciones?
Durante el tiempo en el que he trabajado como gerente de los hospitales he tenido persecuciones, pero gracias a Dios las he superado. Mientras uno nada deba, nada teme. Mi padre que me enseñó algo: “Siempre que pongas la cabeza en la almohada, que te quedes dormido”, y todavía lo puedo hacer y sé que lo voy a seguir haciendo, a pesar que sigan los ataques.
La historia lo dirá, la gente lo ha visto, las instituciones que he manejado ninguna ha tenido caídas ni desavenencias, esperamos que esta fundación sea otra que podamos mostrar a futuro como lo mostré en su momento con El Hospital Gilberto Mejía, La Clínica Somer y El Hospital San Juan de Dios de Rionegro. Me dicen mil cosas, hasta me dijeron que yo estaba haciendo cosas ilegales, y les contesté: si para ustedes lo ilegal es cumplir la ley, yo seguiré en la ilegalidad.

¿Doctor Gilberto, usted se cree más gerente o más médico?
Yo siempre he dicho que fui primero médico que gerente, y por eso nunca he dejado de ejercer mi medicina, porque a mí me podrán decir exgerente, pero no me podrán decirme exmédico. La medicina la llevo muy adentro y yo les digo a mis pacientes: “Yo vivo de los enfermos, pero me gustan es los aliviados”. Son 39 años de trayectoria con mi consultorio, donde atiendo particularmente en El Retiro, donde me llega gente de todo el país. Muchas veces les pregunto: ¿Y usted cómo llegó aquí? Pero disfruto mi profesión, me la gozo y la vivo.

Por: Luz Stella Serna Gallego
Directora periódico El Rionegrero

 

Deja un comentario

Relacionado

proyecto hidroeléctrico Ituango

En dos meses inicia montaje de las unidades de generación 1 y 2 del proyecto hidroeléctrico Ituango

Boletín Informativo El Gerente General de EPM, Álvaro Guillermo Rendón López, realizó este viernes 11 de septiembre una visita al proyecto hidroeléctrico Ituango para hacer seguimiento a las obras principales -que ya alcanzan el 80% de ejecución- y dar un mensaje de apoyo y admiración a los trabajadores. “Nada nos hará retroceder, vamos a seguir […]

Folclor callejero

La vida de los pueblos y a través de los tiempos, se ha visto conformada por toda aquella trama que hace parte del normal desenvolvimiento de sus integrantes; ello conlleva y para el caso que me ocupa, que dentro de aquel compendio de aconteceres ciudadanos, no me abstraiga de aludir, y con justicia,  sobre aquellos […]