Lo “vergonzoso”, “feo”, o “descuidado” de Marinilla”

 

Por Fernando Ossa Arbeláez

Son muchas las inquietudes que me abruman, máxime cuando encuentro que también las de muchos paisanos que, como saben que yo he acostumbrado llamar la atención de las autoridades sobre diversos tópicos, acuden a mí en demanda de que reclame porque no encuentran ante quien quejarse o porque quieren permanecer en el anonimato por diversas motivaciones, entre las cuales está la de no mostrarse porque tienen algún vínculo contractual con el municipio o tienen amistad con los que ejercen la autoridad o dirigen la ciudad como concejales o empleados oficiales. Circunstancia de mantener el anonimato merece respeto y es preferible al uso de seudónimos o de escritos que no va su autor. Por hoy me limito a algunos casos relevantes:

1.- He escuchado a varios visitantes de la ciudad comentarios sobre la presentación de nuestro municipio, resaltando el desaseo (aunque el barrido es satisfactorio) que se advierte en los postes y en las paredes, llenas de avisos y de propaganda, muchas veces de eventos que se han cumplido mucho tiempo atrás. Así ocurre también con los pasacalles y los avisos en tela, que permanecen mucho tiempo más del autorizado. Aunque se realizó durante las alcaldías pasadas un buen trabajo de andenes, hay lugares que constituyen una auténtica vergüenza, por ejemplo, la parte externa de la Casa de la Cultura. Las aceras son prácticamente inexistentes y posibilitan los accidentes de quienes a ella acuden, de los turistas que nos visitan y hasta de los propios empleados.

De las consecuencias de un accidente es responsable el municipio por el evidente descuido y la negligencia palmaria que representa una zona como los andenes y que sirven para uso de los peatones. Los invito a que simplemente vayan a la Casa de la Cultura y constaten lo que aquí anoto. Y ese es uno de los sitios más visitados por nuestros coterráneos y por los turistas. Ahí, al pié de la puerta, escuché un comentario que desdice de la cultura marinilla. Y, por el lado de la Calle San José (calle 30 o Peatonal) ni hablar: Las puertas carcomidas, la pintura deteriorada, y la vecindad -casa del Padre Juan Manuel- amenazando ruina que posiblemente es lo que desean sus actuales dueños para procurar que les autoricen “una construcción moderna” con desconocimiento de todas las normas legales que conducen a la conservación del patrimonio inmueble. Es lo mismo que ocurre con unas casas en la esquina de la carrera Pio Nono (Carrera 31) con la calle Giraldo (Calle 31) y con la construcción que adornaba (hoy avergüenza también) la Plazoleta de los Mártires, con la casa que fue de Don Odilón Duque y después de “Lolita” en la carrera de Jiménez entre calles San José y Girardot (30 y 29).

2.- Es inconcebible que el llamado “Malecón Turístico (calle 28) tenga tan pésima presentación. Los sembrados están llenos de malezas y de abrojos, y a nadie le importa el aspecto que ofrecen y la pésima imagen que dan de la ciudad: Ciudad descuidada, que no sabe cuidar sus bienes culturales, que no piensa que las obras que ejecuta el municipio necesitan mantenimiento, que olvida el esfuerzo fiscal que significó su construcción. Da verdadera pena pasar por allí con los visitantes y ofrecer esa demostración de incultura a los miles de paseantes que pasan en sus carros todos los días con dirección a la zona de embalses. Ese es, me pregunto, el “camino a los embalses” como pomposamente fue bautizado? Ha¡ claro: Es que cuesta mucho el jornal de los obreros que pudieran dedicarse al mantenimiento, es que no hay plata en las arcas del municipio (municipio, según eso, en la ruina económica, y mendicante además). O será que nadie ha pagado impuestos este año?

3.- Calle De Jesús (calle 32) entre carrera 29 (De Dolores) y carrera 32). Una de las vías que más uso peatonal tiene en Marinilla. Todos los días, después de la Eucaristía en la Capilla de Jesús, se desplazan personas de la tercera edad, que tienen la hermosa devoción de asistir a la Capilla a las doce del día, tienen que transitar por la calle haciéndole el “quite” a los huecos y a los elementos que perjudican la movilidad peatonal. Cuando un “viejo” se accidente allí, cómo responderá patrimonialmente el municipio? Y cómo responderá por los accidentes que se que se han presentado y que seguramente se repetirán en el andén de la carrera Bolívar (30) entre las calles Giraldo y San José. Una verdadera trampa diagonal a La Alcaldía constituye, desde hace muchos días, la falta de tapa de un contador de agua. Y qué tal los adoquines del frente del restaurante El Carbón, en plena plaza de la Culta Ciudad de Marinilla, en donde se han presentado, con consecuencias que se evidencian con el uso de muletas y de bastones, varios accidentes, sin que ninguna autoridad haga algo elemental como ponerle remedio a esa situación..

4.- Las inmediaciones del monumento al Protomártir Joaquín de Hoyos también ofrece un gran descuido, con un teléfono público que debe ser puesto en la parte baja como ocurre con el que existe al frente de la Casa Cural, y con una placa del pedestal sobre la cual, en un evento público, reclamé al señor Alcalde cuando estaban por cumplirse (el 29 de agosto pasado) el segundo centenario del sacrificio del primer mártir antioqueño de la independencia. (Nadie lo quiso recordar, contrastando con Rionegro que en la semana siguiente conmemoró el fusilamiento de Liborio Mejía).

5.- La escombrera detrás de la plaza de mercado precisamente por donde ingresan los vehículos que llegan de Medellín, es decir, “el zaguán” de entrada a nuestro pueblo. No podría conseguirse aunque fuese un coche tirado por un caballo, que bien cerca se sitúan, para que botara, en lugar apropiado, esos escombros que afean, y que luego se le pusiera más atención a ese lugar?

Por hoy, y para no cansarlos, suspendo mis observaciones. Los invito a que sigan, para provecho de Marinilla, advirtiéndome lo que les parezca “vergonzoso”, simplemente “feo”, o “descuidado”, lo que represente una indolencia de las autoridades, aunque sean cosas pequeñas, porque estas son las que más afectan al común de la gente, para transmitírselas a las autoridades y para hacerlas conocer de muchas personas. Tal vez así mejoraremos algo de lo que pareciera que solo observan los visitantes, que nos hace dar muy mal, y que nosotros, por fuerza de la contagiosa desidia, no alcanzamos a advertir.

Hasta pronto,

Fernando Ossa Arbeláez

P.D. Es posible, apenas posible, que alguna autoridad del municipio se refiera a las inquietudes que enuncio. Ha sido costumbre acudir al silencio. Ya estoy acostumbrado a que eso ocurra.

 

Deja un comentario

Relacionado

Micronotas. Edición 419. Septiembre de 2020

*”Rionegro en Buenas Manos” de las Juntas de Acción Comunal Ocho mil millones de pesos dispuso la administración municipal de Rionegro por medio del programa Rionegro en Buenas Manos, a través de 6 líneas de impacto comunitario: 1-Medio ambiente y saneamiento básico 2-Comunidad innovadora, interactiva y digital 3-Desarrollo económico y empresarial 4-Recreación, cultura y deporte […]

Jhoan Bennuti, soprano rionegrera

Jhoan Bennuti, soprano rionegrera

Johana Estefany Garcés Monroy, conocida como “Jhoan Bennuti” nació el 12 de enero de 1985 en Rionegro, Antioquia. En el año 1994 inicia en el mundo musical, participando en varios coros y recibiendo clases de piano. Durante su niñez y adolescencia se destacó en las artes manuales, la danza, el modelaje y el teatro. En […]