¿Que eres Ateo?… ¡Lo siento por ti!

Sí, lo siento mucho por ti, porque la creencia en un ser supremo, creador de cuanto existe, llámese Dios, Jehová, Alá, o cualquier otra denominación o religión, es la lógica consecuencia de pensar que es absolutamente imposible que tantas maravillas que nos rodean sean fruto del azar o casualidad. Basta con pensar que no es posible que si yo tiro una baraja de naipes al suelo, ésta pueda caer en forma ordenada perfectamente, tanto en cuanto al orden numérico como a la separación de los diferentes palos: bastos, oros, etc… Y si eso es imposible con un número tan limitado de elementos que tiene una baraja, ¿cómo es posible que los millones de millones de elementos, células animales y vegetales, estrellas, etc., terminen ocupando su lugar correcto y cumpliendo en forma admirable las funciones que les corresponden?

Ya sé que me vas a salir con la teoría de la evolución de las especies de Darwin.  Y no te voy a decir que eso no es científico. Acepto que esa evolución es innegable, pero, ¿quién coordinó esa maravillosa evolución?

Ahora bien, digo que lo siento por ti, porque si no crees en ese creador bondadoso, te estás perdiendo del bálsamo más curativo y sanador, especialmente cuando tengas que  afrontar a lo largo de la vida las crisis que son inevitables para todo ser humano, crisis como la que actualmente estamos viviendo, que para un creyente son más llevaderas a la luz de esa esperanza que nos infunde la existencia de un más allá carente de ansiedades y de problemas, un más allá eterno al lado de ese ser supremo.  Y cuando llegues a la edad en que se siente cada vez más próxima la muerte, cuando muchos seres humanos se preguntan para qué están en este mundo y muchas veces se enferman o recurren al suicidio, la seguridad de que al otro lado les espera un ser omnipotente y bondadoso es una fuente extraordinaria de fortaleza, y les hará innecesario acudir a ayudas sicológicas o a medicamentos diversos para afrontar la depresión. Así pues que sería bueno que creyeras en ese Dios, no importa de cuál religión, si nó por convicción al menos por conveniencia propia.

Es bueno aclarar que yo lo adoro y creo en él por convicción.

Por: Francisco Umaña Pachón

 

 

Deja un comentario

Relacionado

El poder de las artes marciales

La historia de los sistemas de la lucha se remonta a los orígenes de la humanidad, pero a partir del siglo XlX surge el concepto moderno de artes marciales.Este término se deriva de los caracteres chinos wu shu, que se traduce como artes militares. China, Japón y Corea son los países más representativos de las […]

¿Qué pasa con los Concejos de Rionegro?

Una de las causas de las decisiones erradas adoptadas por las administraciones, es que las mayorías en el concejo no realizan el debido control político y los debates correspondientes; y que además, violentan normas constitucionales y legales para sacar adelante los caprichos de los alcaldes, como fue el caso del Tren Ligero de Rionegro, donde […]