“Ser campeón mundial y olímpico sería la recompensa a mi sacrificio”

Por: Juan Carlos Monroy Giraldo*

Tenía 17 años cuando un artefacto explosivo mutiló su pierna y por un tiempo destrozó sus sueños. Ahora, 16 años después de caer malherido, se levanta temprano todos los días a entrenar su cuerpo y mente para vencer la discapacidad y alcanzar su meta de ser campeón mundial y paralímpico. Flavio Teherán Padilla es más que un sobreviviente del conflicto. A sus 35 años es múltiple campeón nacional de natación y de lanzamiento de bala y disco, deportes en los que tiene casi 50 medallas y marcas nacionales.

Lo ganó todo en Colombia, pero decidido a alargar su carrera deportiva y subir su nivel competitivo a nivel mundial, dejó las piscinas y dio el salto a las pistas de atletismo para dedicarse a los lanzamientos. Luego de defender los colores de Antioquia, ahora compite con Valle del Cauca.

A diario se levanta muy temprano para acudir a la unidad deportiva en Cali, donde entrena entre 4 y 5 horas en el gimnasio por las mañanas. En la tarde se dedicó, una y otra vez al lanzamiento de disco para perfeccionar técnica y potencia.

Allí, sobre la pista atlética el fornido atleta lanza por los aires el pesado disco, que vuela sin que su lanzador le quite la mirada hasta alcanzar los 44 metros de distancia.

Flavio sonríe porque sabe que es una buena marca para viajar en junio a Londres (Inglaterra) tras su objetivo de competir por la medalla de oro. Se siente fuerte para “dar el 100 por ciento de mí, entreno duro y tengo la certeza de mis condiciones para soñar con ser campeón mundial”.

Su clasificación al mundial, en el que competirá el próximo lunes (19 de junio) la logró hace un mes ganando la medalla de oro y consiguiendo marca nacional en un abierto internacional en Cali. Subir al podio le mereció ganarse un lugar en la selección Colombia paralímpica, una de sus metas como deportista de alto rendimiento.

“Estar en la selección es un sueño cumplido, vamos a dar el máximo porque vienen los campeonatos suramericanos y panamericanos, otro mundial y los Juegos Olímpicos. Y la proyección que tengo es llegar al podio en las olimpiadas”, dice convencido al hablar del camino a seguir.

De víctima a deportista élite

Su vida es un ejemplo de superación física y emocional. Esa colección de triunfos y títulos la consiguió con su pierna amputada y la otra sin movimiento, tras ser víctima de las trampas explosivas que dejó el conflicto armado en las zonas que azotó.

Alcanzar el grado de superación que tiene ahora como persona y deportista le ha costado mucho esfuerzo y vencer “miedos y fantasmas”, como él llama a las secuelas que vence día tras día para alejarse en cuerpo y mente del día más trágico en su vida.

Fue el 30 de diciembre del año 2000. Caminaba por un paraje rural en el Bajo Cauca antioqueño cuando se encontró con un objeto que recogió para mirarlo y se le cayó al suelo. Un instante después una explosión a sus pies lo dejó aturdido y por un momento su visión se nubló.

“Eso se me comió las piernas, me mutiló una por completo y la otra me la salvaron los médicos, pero me quedó sin movilidad ni sensibilidad, solo me sirve de apoyo”. Para él no ha sido fácil sobrevivir con esa “visión atroz de sentirme mutilado y destrozado…”

Siendo un adolescente se convirtió en una de las 11.485 víctimas que han causado las minas antipersonal y elementos explosivos (munición sin explotar) en Colombia desde 1990, según las cifras de la Dirección para la Acción contra Minas Antipersonal del Gobierno.

El artefacto había quedado abandonado durante algún enfrentamiento armado mutiló su cuerpo. Y también dejó heridas en su alma al enfrentarlo a una discapacidad de por vida a tan corta edad.

Hasta ese momento llevaba una vida tranquila junto a su familia en una finca. En ese entonces sus días transcurrían entre la escuela, los deportes y las expectativas de vivir su juventud, estudiar, hacer amigos y enamorarse.

Reparación impulsa sueños de campeón

Después de meses de rehabilitación física por su discapacidad en Medellín, Flavio buscó una motivación para superarse y encontrarle un nuevo sentido a su vida. La encontró en la actividad deportiva y se entregó en cuerpo y alma. Se convirtió para él “en pilar de mi recuperación… sin el deporte mi vida sería un desastre”.

Por eso vuelve a sonreír al recordar que desde los 19 años se dedicó a la natación, deporte en el que pronto logró tanta destreza y fuertes brazadas que empezó a conseguir medallas y marcas. Con orgullo, pero sin soberbia en su voz, cuenta que “tengo varios records nacionales de natación vigentes en las ocho pruebas que disputé en los estilos libre, espalda, mariposa, combinados y relevos”.

Pero antes de consolidarse como un deportista paralímpico de alto rendimiento tenía que vencer esos “fantasmas y temores”. Entonces acudió a la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas por apoyo para iniciar el proceso de recuperación emocional como parte de su reparación.

Cada ocho días se reunía con el Juan David González “porque uno entrena lo físico, pero con él hablamos para ayudarme a alejar esos temores para enfrentar las dificultades que uno tiene en la vida, ya que en mi caso se afecta la seguridad. La terapia me ayudó a sacar mi potencial como persona y deportista y hoy se ven los resultados”.

La constancia de Flavio en las piscinas y en la pista también la tiene para superar su hecho victimizante, como lo reconoce el profesional. Recuerda que Flavio “sufría de depresiones constantes y temores sobre su capacidad para alcanzar metas y sentirse útil, a pesar de sus logros deportivos. Lo que él llama fantasmas son las barreras físicas, los estigmas, los miedos al fracaso y los duelos que sufre una persona, y más una víctima de artefactos explosivos”.

Juan David se convirtió en el entrenador de la mente de Flavio. “Es un amigo que me ayudó a superar el temor y recuperar mi confianza que quedó dañada cuando esa explosión me cambió la vida y obligó a cambiar mis proyectos de vida en un instante”.

La rehabilitación de Flavio con la Unidad para la Reparación a las Víctimas, que empezó con su recuperación emocional, alcanzó otro alto punto el 5 de septiembre del año pasado. Ese día el recibió la indemnización económica como parte de su reparación integral, que decidió ahorrar para una vivienda.

Con su valor y resiliencia Flavio Teherán Padilla supera el infortunio de encontrarse en su camino un artefacto explosivo, uno de tantos residuos de la guerra que mutilan, ciegan y matan en Colombia a inocentes porque no distinguen entre niños, campesinos o soldados.

Ahora quiere conquistar más podios en su renovada vida: “Quiero transformar todo este proceso que ha sido doloroso en algo bonito. Es un proyecto de vida al que le ha apostado y dedicado mucho tiempo”.

En 15 días viaja a Londres vestido con la tricolor de la selección nacional y como uno de los atletas paralímpico con opción de colgarse una medalla. Mientras entrena más duro que nunca dice que va motivado “con mi sueño de ser campeón mundial ahora y luego olímpico, es un sueño real que le dio sentido a mi vida después de perder mi pierna… sería la recompensa a mi sacrificio”.

***

* Comunicador de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas

 

Deja un comentario

Relacionado

Comfenalco Antioquia recibió premio por su gestión en la inclusión laboral

Comfenalco Antioquia y la empresa Flores Isabelita recibieron el Premio Accede de la Unidad Administrativa del Servicio Público de Empleo, en la categoría Integralidad en los Procesos y Servicios, que reconoce a organizaciones que trabajan por la inclusión laboral en el país. Este galardón que se entregó de manera virtual, lo recibieron el director de […]

Puerta a puerta y con medidas de bioseguridad, así se adelanta campaña para prevenir el tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre

Boletín Informativo Déjalos Volar es el nombre de la Campaña que adelantan Cornare y la Gobernación de Antioquia en Marinilla, La Ceja y El Retiro para prevenir y educar sobre el tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre. Con actividades como entregas voluntarias, operativos de control, capacitaciones y jornadas de sensibilización puerta a puerta, funcionarios […]