Sueño de Honor y Gloria de un Soldado de la Fuerza Aérea Colombiana

La Escuela Militar de Aviación “Marco Fidel Suárez”, enmarcada en el cumplimiento de las normas establecidas en la Constitución Nacional y descritas en el artículo 217 de la Carta Magna que reza: ”Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional”, cuenta con el apoyo de un personal de soldados, quienes voluntariamente ingresan a prestar su Servicio Militar en la Fuerza Aérea Colombiana.

Cada uno de estos jóvenes, es un libro abierto con una historia que merece ser contada, es por esto que hoy resaltamos a un inquieto soldado al servicio de la Institución y la Patria; quien, en el transcurso de su vida, mientras realiza sus estudios de bachiller, ha cultivado, imaginado e ideado todo un proyecto para llevar a cabo un sueño: ser Oficial, Piloto Militar.

Hablamos del Soldado Juan Fernando Gallego Castañeda, nació el 29 de noviembre de 1999 en la ciudad de Medellín Antioquia, en el hogar conformado por su padre Luis Fernando Gallego, su madre Sandra Milenas Castañeda y sus hermanos Juan Pablo y Daniela.

Luego de culminados sus estudios de bachillerato y analizar sus posibilidades con la asesoría y consejo de sus padres, se presentó al Comando Aéreo de Combate No. 5, con la finalidad de ser Soldado de la Patria, pero con la idea fija y teniendo como meta obtener la medalla “Juan Bautista Solarte Obando” y con ella, obtener la beca que le permita convertir en realidad el sueño de su vida de llegar a ser un Oficial, Piloto de su Fuerza Aérea Colombiana.

“Desde niño tuve el sueño de ser parte de la Fuerza Aérea, de surcar los cielos en una de sus aeronaves, defender el tricolor nacional y mi Patria querida”. Con esta frase, resume como ha tejido un sueño que espera verlo convertido en realidad.

Con gran ilusión y gran brillo en sus ojos cuenta: “Hace algún tiempo empecé a indagar a través de las redes sociales y con amigos, toda la información que pudiera adquirir de la Fuerza Aérea, cómo ingresar, las aeronaves que posee, cómo es la carrera militar, todo lo referente a esta vida, para poder cumplir mis anhelados sueños”.

Siempre impulsado por sus padres, en los que ha visto además del ejemplo, el respaldo necesario para cumplir sus metas: “mis padres me inculcaron siempre el respeto y el amor por esta Institución y las ganas de pertenecer a ella para ser alguien importante para el País”.

Al presentarse al proceso de incorporación del CACOM 5, no fue seleccionado en su primer intento, pero esto no fue impedimento para continuar su lucha en la búsqueda de sus sueños. Con esta determinación y empeño, se presentó de nuevo y conseguir avanzar en un primer paso en el camino trazado, al ser admitido y empezar su proceso.

“Cuando no fui admitido en la primera ocasión, no fue causal de desánimo, con mi orgullo tan alto, no permitiría que nada dañara mi sueño y me volví a presentar, con la suerte de ser admitido a prestar mi servicio militar y a través de esta oportunidad, poder cumplir mis metas, estar aquí me trae grandes enseñanzas, grandes beneficios; con mi esfuerzo, dedicación, buen comportamiento y disciplina, pronto podré cumplir mi sueño de ser piloto militar.

Al ingresar, tuvimos un periodo de 45 días de adaptación y aprendizaje en la Base de Palanquero, ubicada en Puerto Salgar Cundinamarca, allí nos enseñaron todo lo referente al uso de las armas, la aplicación de normas y leyes, derechos humanos, adaptación física y mental que permitiera adaptarme a los rigores que exige la vida militar.

Ha sido un proceso difícil, pero veo reflejado en ello el cumplimiento de mis metas y sueños, a pesar de estar lejos de mi familia, la cual sigue pendiente de mi proceso y con los que tengo una comunicación constante, siempre me expresan su apoyo y me llenan de ánimo y de orgullo para continuar adelante, ha sido difícil separarme de ellos, pero se han convertido en mi motivación más grande.

Una vez cumplido este período de educación y adaptación, cada uno de los aspirantes que ingresamos, fuimos destinados a las respectivas bases para cumplir con el sagrado compromiso de prestar el servicio militar y a mí, me correspondió, como algo premonitorio, llegar a la Escuela Militar de Aviación, “Cuna de los Pilotos”, ubicada en la ciudad de Cali.

Además de los rigores de la vida militar, ha sido difícil convivir con las nuevas condiciones que se presentan en la actualidad, impuestas por la situación de salud que enfrenta la humanidad con el COVID – 19, a partir del 29 de septiembre del 2020, que me presenté, no he podido visitar a mi familia, pero nos comunicamos constantemente y me alientan para continuar siempre adelante.

Llegar a la Escuela, me permite aprender y ver de cerca, como es el proceso de formación militar de los Oficiales, eso me hace querer cada vez más la Institución y perseverar en mis sueños.

Actualmente me encuentro realizando labores en el Escuadrón de Defensa y Seguridad, mis funciones principales están enmarcadas en la reacción inmediata ante cualquier llamado por sospecha de artefactos explosivos, personas y movimientos extraños alrededor de la Unidad; empleando para ello, un grupo de soldados motorizados, al mando de un señor Suboficial, que pueda reaccionar rápidamente y eliminar cualquier amenaza o actividad que pueda poner en riesgo las instalaciones o el personal que labora en ella”. Afirmó el soldado Gallego.

“Durante el tiempo vivido en la Institución, he aprendido muchas cosas y se ha acrecentado mi amor, respeto y admiración por la Institución, lo que me impulsa cada vez más a superar mis temores y debilidades y cumplir a cabalidad mis metas y sueños, espero en un tiempo no muy lejano, poder ser parte de esta gran Institución como Oficial de la Fuerza Aérea Colombiana y defender sus banderas, empleando los conocimientos adquiridos, surcar el cielo azul de Colombia la grande, tal y como reza en el himno de la Fuerza, para cumplir con la misión de “Volar, Entrenar y Combatir para Vencer”.

“Así se va a las Estrellas” 

Por: Teniente María Eugenia Castaño Garcés

Deja un comentario

Relacionado

Rionegro primero y Rionegro después

Don Ernesto Tobón, es sin duda uno de los rionegreros que más profesó auténtico amor por su pueblo. Entre los diferentes cargos en que se desempeñó, se le recuerda sobre todo como ese destacado personero y custodio del archivo municipal. Los Tobón de El Tablazo fueron descendientes de poetas, artistas, agricultores y educadores. Entre los […]

Comfenalco Antioquia tiene más de 770 vacantes de empleo

Boletín Informativo  La Agencia de Gestión y Colocación de Empleo de Comfenalco Antioquia tiene vacantes en el Valle de Aburrá, Oriente, Occidente, Urabá, Suroeste, Nordeste, Magdalena Medio y Bajo Cauca. En total hay 776 oportunidades para bachilleres, técnicos, tecnólogos y profesionales.   En Oriente hay 220 ofertas laborales para desarrolladores de software, agentes de soporte, guardas de […]