Un gran desafío…

Algo pretende desafiar nuestro mundo, algo que contundente y sarcásticamente, nos ha puesto a todos en el mismo plano de vulnerabilidad. Este es un reto que invoca a hacer uso de nuestras plenas facultades de superación personal, para luego, ponerlas al servicio de un colectivo social, sea la familia o la comunidad, porque la vida comienza desde adentro, desde donde se suscitan las sensaciones ante la euforia o la adversidad, desde donde se crean innumerables paradojas, que, en medio del caos, nos llevan a un desenlace que impactará definitivamente nuestras vidas.

Esta gran vivencia, no es más que un llamado personal y colectivo a generar cambios significativos. Aquí y ahora, es el momento para saber de qué estamos realmente tejidos.

Los invito a adentrarse entre ese mundo oculto, para lograr la resignificación de la existencia y darle a esa relación irrompible y mal interpretada, entre la naturaleza y el hombre, el sentido que amerita, avistando en esta turbulencia que nos envuelve, un panorama lleno de múltiples posibilidades. Quizás en esa constante búsqueda de una sociedad modelo, sea este el primer paso.

Son muchos los memes, videos,  información y desinformación compartida, que ha generado este proceso pandémico, entre ellos la recomendación de grandes obras literarias que nos hablan de sucesos, de historias, personajes y épocas, en que las vivencias, tienen una gran similitud con la actualidad del mundo.

Algunas de las obras recomendadas son:  Apocalipsis de Stephen King,  Fragmentos de amor furtivo – Héctor Abad Faciolince, El último hombre – Mary Shilley,    Ensayo sobre la Ceguera – José Saramago, Diario del viajero – Iván Gilabert,   Guerra Mundial Z. –  Max Brooks, El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez, Soy leyenda –  Richard Matheson,  La peste – Albert Camus,  El libro rojo – Carl Gustav Jung, etc.

Fuente: exploralibros.com/ficcion/novela/libros-pandemias/

Sin embargo, la invitación es, a saber elegir, a interpretar y extractar de esta experiencia y todo cuanto nos comparten, lo que realmente nos aporta y fortalece.

Los quiero dejar con parte de un texto, cuyo mensaje es congruente con el acontecer, para llegar a una simple pero trascendental conclusión que nos permita hacer los cambios necesarios para lograr adaptarnos a esta imperante realidad… ¿Cómo está tu primavera?, y en este sentido metafórico, me refiero a tu espíritu.

Del El libro rojo de Carl Gustav Jung, les comparto un fragmento:

-Diálogo entre un chico de la tripulación y su capitán.

“El chico está preocupado y muy agitado debido a la cuarentena que nos han impuesto en el puerto….

Chico: Me siento privado de libertad capitán, me han privado de algo

Capitán:  Y tú prívate aun de algo más.

CH: ¿Me estáis tomando el pelo?…

C:    En absoluto, si te privas de algo, sin responder de manera adecuada, has perdido.

CH: Entonces según usted, ¿si me quitan algo, para vencer,

debo quitarme alguna cosa más por mí mismo?…

C: Así es, lo hice en la cuarentena hace 7 años…

CH: ¿Y qué es lo que os quitaste?…

C: Tenía que esperar más de 20 días sobre el barco, eran meses en los que esperaba llegar a puerto y gozar de la primavera a tierra, hubo una epidemia, nos vetaron bajar. Los primeros días fueron duros, me sentía como vosotros, luego empecé a contestar aquellas imposiciones no utilizando la lógica, sabía que tras 21 días de este comportamiento, se crea una costumbre y en vez de lamentarme y crear costumbres desastrosas, empecé a portarme de manera diferente a todos los demás.  Antes, empecé a reflexionar sobre aquellos que tienen muchas privaciones cada día de sus miserables vidas, y luego, decidí vencerlo.

Empecé con el alimento, me impuse comer la mitad de cuanto comía habitualmente, luego empecé a seleccionar los alimentos más digeribles para que no se sobrecargase mi cuerpo, pasé a nutrirme de alimentos que por tradición habían mantenido al hombre en salud.

El paso siguiente, fue unir a estos una depuración de pensamientos malsanos, y tener cada vez más pensamientos elevados y nobles. Me propuse leer al menos una página cada día, de un argumento que no conociera, me impuse hacer ejercicios sobre el puente del barco. Un viejo hindú, me había dicho años antes, que el cuerpo se potenciaba reteniendo el alimento, me impuse hacer profundas respiraciones completas cada mañana, creo que mis pulmones nunca habían llegado a tal capacidad y fuerza.

Por la tarde, era la hora de las oraciones, la hora de dar las gracias a cualquier entidad por no haberme dado destino, privaciones serias durante toda mi vida.

El hindú me había aconsejado también tener la costumbre de imaginar la luz entrar en mí y hacerme más fuerte, podría funcionar también hacerlo para la gente que quiero, que estaba lejos y así esta práctica también la integré en mi rutina diaria sobre el barco.

En vez de pensar en todo lo que no podía hacer, pensaba en lo que habría hecho una vez bajara a tierra. Visualizaba las escenas cada día, las vivía intensamente y gozaba de la espera.  Todo lo que podemos obtener enseguida, nunca es interesante, la espera sirve para sublimar el deseo, y hacerlo  más poderoso.

Me había privado de alimentos suculentos, de botellas de ron, de imprecaciones y tacos, me había privado de jugar a las cartas, de dormir mucho, de ociar, de pensar solo en lo que me habían quitado.

CH: ¿Cómo acabó capitán?

C: Adquirí todas aquellas costumbres nuevas, me dejaron bajar después de mucho más tiempo del previsto.

CH: ¿Os privaron de la primavera entonces?

Sí, aquel año me privaron de la primavera y de muchas cosas más; pero yo había florecido igualmente, me había llevado la primavera dentro y nadie nunca más, habría podido quietármela”.

Este es un llamado a encontrarse consigo mismo, y en este sentido, queremos enfocar este desafío, como la gran oportunidad de reivindicarnos como seres humanos, ante nosotros mismo y ante el universo.

“El universo guarda entre su atmósfera, un acertijo que la humanidad, no ha podido descifrar” MAbad

Por:  MaraAbad
Ilustración: Milan

 

 

Deja un comentario

Relacionado

Al otro lado del MAR

Mientras dentro del Museo de Arte de Rionegro, MAR, la alcaldía y la Subsecretaría de Cultura del Municipio entregaban los 56 estímulos a los proyectos ganadores de la Convocatoria “Juntos Creamos”, y a los jurados, al otro lado, parte de la Asamblea de Cultura Rionegro, se concentró para manifestar su inconformismo por esta convocatoria. Los […]

Erika Atehortua

Ábrele la puerta a los encuestadores rionegreros

Se dió inicio a dos importantes encuestas, en la zona urbana del municipio de Rionegro, que ayudarán a conocer mejor a nuestra ciudadanía, y analizar las condiciones sociales y económicas de la población rionegrera. La Encuesta de Calidad de Vida busca informar a la administración municipal, aspectos de carácter educativo, social, familiar, estado estructural de […]