Willian Jurado Inestroza “el arte del zapato”

Willian Jurado Inestroza “el arte del zapato”, una pasión en decadencia

Hace días, escuché hablar a don William Jurado, gestor cultural y defensor del patrimonio, que para él, está representado en esa gran labor, que es la artesanía del zapato.

Como amante y defensora del patrimonio, el arte y la cultura, quise adentrarme en su mundo para conocer aún más esta bella labor y compartir con ustedes, el destacado  proceso y el amor con el que desde hace más de 50 años, don William, ha defendido la artesanía del zapato en Rionegro.

Don William, como le digo yo, (título de nobleza, que no es mérito para cualquiera), nació en Rionegro, Antioquia, el 28 de Julio de 1955, habitante de San Antonio de Pereira en viejos tiempos, y ahora reside en la urbanización Villa Camila, casado con la señora Luz Marina Sepúlveda Gallego. De esta unión nacieron 3 hijas, Erika Viviana, Ana Isabel y Astrid Natalia Jurado Sepúlveda.

Fue un encuentro maravilloso, este compartir de nostalgias e historias que giran alrededor de sus vivencias y su arte.  Don William nos contó como desde sus 9 años, de su padre, abuelo y tíos, aprendió este noble oficio, con el que ha y sigue sobreviviendo, siendo esta su labor económica principal.

“Podríamos decir, que este es un oficio que heredé. Estudié hasta 5° de primaria y por falta de recursos, no pude seguir educándome, no teníamos la forma, entonces cuando salí de la Escuela Julio Sanín, me dediqué a trabajar.

Veo con tristeza como este arte está desapareciendo, y mis amigos y conocidos artesanos están muriendo, ya quedamos pocos para mantener viva esta tradición, este verdadero color de nuestra historia, que es la “artesanía del zapato” y mi propósito es su rescate, que vuelvan las fiestas del zapato, donde le daban valor a este oficio y sus gestores.

 

Willian Jurado Inestroza “el arte del zapato”.1

 

Rionegro tiempo atrás, fue el centro de atracción de este trabajo, se caracterizó por ser un fabricante de gran importancia, venían del sur del país y de otras regiones, ahora veo como hemos ido dejando perder esta tradición que es la que realmente, representa nuestro municipio, por eso entre mis propuestas está, tener una “Escuela Artesanal Productiva”, para transmitir nuestro conocimiento a los jóvenes, y que este arte no muera.

He tocado varias puertas y siento que no nos han escuchado, anteriormente, nos unimos como asociación,  “Asocalza”, con todos  los estatutos y con unos objetivos claros, que poco a poco se fueron perdiendo, porque quisieron industrializar nuestro oficio, tuvimos una sede,un punto de acopio.

Me siento un poco triste y me desanima ver que algo tan valioso como historia y patrimonio está despareciendo. En las últimas fiestas, por lo menos se logró hablando con el anterior alcalde, el señor Andrés Julián Rendón Cardona, que, en nuestra participación hubiera una reconocimiento económico.

Ahora quisiera que fuera posible volver a sentir que en Rionegro, la fiesta del zapato es posible, y que como sector todos podemos recuperarlo, esto se trata es de hablar claro, sin atacar a nadie, para lograr ser entendidos y que se le dé a este arte, la importancia que merece”

Don William, un hombre que dice no ser letrado, por no ostentar un título, tiene más profesionalismo, que incluso muchos que, con su indiferencia, han desconocido el valor del patrimonio.

La gran calidad de su arte, lo llevó a representar a nuestro municipio en Colombia Moda y como gestor, a ser nombrado en el año 2016, Alcalde Honorario de nuestra ciudad.

Recuerda con gran cariño y gratitud a todos sus colegas, artesanos del zapato, a los pocos que hay y a aquellos que se han llevado a la tumba sus conocimientos, y esto es lo que precisamente él trata de evitar, por eso constantemente nos recordó su propósito “La Escuela Artesanal Productiva”, para que la historia, y el patrimonio de los rionegreros, no desaparezcan.

Estas nuevas generaciones, quizás ignoran que muchos de los jóvenes de esa maravillosa época, que cubre varias décadas, donde este oficio de zapatero estaba en todo su auge y era valorado, son los profesionales de ahora, universitarios, docentes, que gracias a la ardua labor artesanal de sus padres y la dedicación, pudieron pagar sus estudios.

Ante mi última pregunta de cómo ve el patrimonio y las posibilidades de lograr su propósito, guardó silencio, me miró a los ojos, con una mirada cubierta por la incertidumbre; pero finalmente, respondió: ”seguiré  intentándolo hasta último, aún tengo esperanza”.

Por: MaraAbad

 

Deja un comentario

Relacionado

Corporación Oriente Diverso, luchando por el reconocimiento de los derechos transexuales

Continuando con nuestra investigación acerca de los procesos que se vienen adelantando en nuestro municipio: en cuanto al roll de reconocimiento de los derechos de la población de diversidad sexual, queremos informar sobre la Corporación Oriente Diverso que oficialmente está integrada, y debidamente registrada, por más de 50 mujeres transexuales de Rionegro, que se cansaron […]