0 0
Read Time:2 Minute, 41 Second

Hurgando un poco en los escritos del maestro Jairo Tobón Villegas, nos encontramos con estas reflexiones hechas durante el gobierno de Álvaro Uribe, cuando proponía construir el Ferrocarril del Magdalena.

Los grandes ferrocarriles de Colombia

“Ahora ha vuelto a ponerse sobre el tapete la idea de construir el Ferrocarril del Magdalena. Al parecer, el Presidente Álvaro Uribe, se lo expuso al Presidente del Brasil, Lula Da Silva y éste encontró interesante el que ambos países pudieran llevar a  cabo esa gran obra.

Vienen a mi memoria algunos datos y consideraciones que no quiero dejar en el olvido.

  1. Estados Unidos le entregó a Colombia la 2ª. cuota convenida en compensación por la separación de Panamá, cuyo total fue de US·25 millones. En el país se vivió con esta suma la llamada “Danza de los Millones” y en su mayoría se invirtieron en la expansión vial, con errores increíbles como fue haber planeado el Ferrocarril del Carare, y contrario a toda lógica su construcción se inició en Boyacá, con los increíbles costos del transporte de material rodante hasta su altura. Rendón, el genial artista rionegrero, realizó varias caricaturas criticando el proyecto, que se adivinaba otra obra de politiquería.

Al parecer, esta de 1923 fue la primera intentona de construir un gran ferrocarril que integrara importantes regiones del país.  La segunda intentona para un ferrocarril se vivió durante la presidencia delegada de Roberto Urdaneta Arbeláez, cuando el Ministro de Obras Públicas Jorge Leiva, en menos de lo que canta un gallo, comenzó a construir el Ferrocarril del Magdalena, cuya finalidad era un recorrido paralelo al río madre. Hubo júbilo en el país y se vivió otra danza de millones por la improvisación. Se ofrecieron a los campesinos parcelaciones en las riveras del Magdalena para darle más vida al proyecto férreo, pero fracasaron porque la politiquería desdeñó los estudios técnicos que le presentaron al Ministro Leiva.

Recordemos que en ese entonces se vivía el desventurado y nefasto binomio político – electoral de Jorge Leiva y Álvaro Gómez Hurtado.

Se alcanzaron a hacer algunos viajes del “Expreso del Sol”, como se llamó un autoferro que recorría largo trayecto del interior hasta la costa Atlántica; pero luego, el ferrocarril tuvo entierro de pobre, murió sin dolientes ni investigaciones que dieran cuenta de los altos costos y sobre precios de su construcción, cuyos miles de millones de pesos perdidos causaron la desaparición de los Ferrocarriles Nacionales, que tenían excelente avance y prometían convertirlos en entidad motora de progreso y se fueron acabando sin gloria ni aplausos; dejaron marcado el camino para su quiebra económica. Luego se intentó su reactivación, pero ya no había nada que hacer porque los pasivos acumulados eran incontables. Recuerdo el éxito de una campaña publicitaria, creada hacia 1953 por el autor de estas líneas desde la firma Publicidad Toro,  “Su carga a todo Tren…”.  Esa campaña, copó la capacidad transportadora de los Ferrocarriles, pero ya la empresa transportadora estaba en sus últimos días de existencia. Murió sin pena ni gloria.

La politiquería y quién sabe qué otros factores agregados, llevaron al cuarto del olvido el Ferrocarril del Magdalena y en su carrera hacia la muerte se llevó tras de sí a los Ferrocarriles Nacionales.

Archivo de Jairo Tobón Villegas

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.