0 0
Read Time:3 Minute, 55 Second

“La labor de la oposición, además de su imprescindible vocación de gobernar, es la de inspeccionar de cerca al gobierno de turno, controlar sus procesos, ser un contrapeso, una alternativa, una esperanza de continuidad y la de denunciar a instancias judiciales cuando sea necesario.

La buena oposición no es la que busca entorpecer, poner trabas para frenar procesos, sino aquella que busca la transparencia en su labor, proponer alternativas edificantes y aportar la crítica constructiva, y su importancia radica en que si hay una buena oposición, la garantía de la legalidad está asegurada.

Tengamos en cuenta que no son los jueces ni los fiscales los que están día a día en la misma planta que los equipos de gobierno, sino la oposición, una permanente sombra que representa a una población que no por haber perdido, pierde funciones, sino que gana la oportunidad de garantizar el cumplimiento y la diligencia”.

Esta nota, no es la antesala de una promoción para las próximas elecciones, no, es más un recorderis de lo que es evidente; pero que a veces, pasa desapercibido para la comunidad, en este caso, la rionegrera. Sin embargo, nos preguntamos cómo hace una minoría para llevar a cabo esa titánica labor, donde por cantidad y presión, todo está en contra; aun así, continúan firmes en su propósito, y con argumentos, han sabido ejecutar su labor de oposición.

En este proceso de control, también intervienen las Veedurías Ciudadanas. “Una veeduría ciudadana, de acuerdo con la Ley 850 del 2003, es un mecanismo democrático de representación de los ciudadanos o de las organizaciones comunitarias, que permite vigilar la gestión pública de autoridades y entidades estatales o privadas, o de organizaciones no gubernamentales, en aquellos ámbitos, aspectos y niveles en los que total o parcialmente se empleen los recursos públicos”.
Tal es el caso en nuestro municipio, donde ambas entidades, la de control político ( la oposición), y la veeduría, han tenido por estos días, incluso desde antes, mucho que gestionar; pero en ambos casos, se ha visto un resultado contundente, que hoy tiene contra la espada y la pared al gobierno local de turno: A la alcaldía, en proceso de revocatoria, y a los Concejales de la coalición, que en medio de su condescendencia, han tomado decisiones erróneas e improcedentes, y hoy se encuentran en vilo ante los estrados judiciales.

Se necesita de una convicción inamovible y una fuerza de voluntad superior a la de un conglomerado político, que día a día pretende imponer su mandato, por encima de la comunidad…

Quizás los ediles de oposición y la veeduría, como es común, tienen sus más y sus menos; pero que su labor ha sido notoria, es innegable.

– ¿O usted qué opina sobre el proceso de control político y veeduría ciudadana de nuestro municipio Rionegro?.

…Y aunque muchas son ya las dudas despejadas a través de estas entidades de control, y esto se vuelve un tema repetitivo, por no estar resuelto…nos seguimos haciendo muchas preguntas…

– ¿Qué pasará con SITIRIO y las empresas transportadoras del municipio?

-Definitivamente, ¿no habrá Instituto de Cultura?…¡Pero si lo prometió en campaña!… El vacío cultural es inminente, la falta de preparación de sus directivos, la falta de oportunidades y espacios reducen las posibilidades del gremio, en una ciudad que crece a pasos agigantados y bajo presión; “madurando biche”, sin el sentido de conciencia interior, generando una constante sensación de atropello en sus habitantes, y con un gobierno que no recapacita, que no considera que existen otras prioridades sociales y humanas. ¿Será que les es más rentable el pavimento?

– ¿Cuántos recursos en total se invirtieron en el estudio para gestionar la terminal de transporte, y la viabilidad de SITIRIO?. De no sacar avante estos proyectos, ¿quién va a reponer esa platica?

– ¿Será que sigue en pie el proyecto del Puente Biblioteca “Iván Duque Escobar”… que más que una necesidad real del municipio, es un compromiso de otra índole?, ¿será que de pronto se arrepienten?. Porque ni el proyecto ni el nombre combinan con las prioridades de la región. ¡Ojalá!, aún están a tiempo.

– ¿Será que sí procede la ley, contra las improcedencias cometidas por algunos ediles?… Amanecerá y veremos.

– ¿Será que si se da el proceso de revocatoria?. De ser así, se sentaría un precedente. De no lograrlo, sería una oportunidad para que la alcaldía, se congraciara con la comunidad y sus necesidades, que es a quien realmente se debe.

– ¿Será que habrá consideración alguna con los nativos, de los cuales requieren sus tierras para la construcción de la “segunda pista del Aeropuerto José María Córdova”?.

…Y así, muchas inquietudes más.

¡Que resistencia!…Ardua labor la de las veedurías y la oposición, ante algunos gobiernos que se muestran soberbios e imponentes.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.