Despertando conciencias

Por Luis Fernando Arbeláez Montoya

“La generosidad y solidaridad son claro ejemplo de una sociedad educada en valores y amor por los demás” (Anónimo).

Es el caso del Hogar nuestra señora del Rosario, fundado el 9 de octubre de 1969, por el señor Alfonso Uribe Jaramillo, obispo de la Diócesis Sonsón–Rionegro, ubicado en el barrio Belchite; propiedad que fue donada por la señora Ana Cook de Mejía y sus hermanas Dolores y Elisa Cook Arango. Más de 100 niñas, en su gran mayoría hijas de madres cabeza de familia, son recibidas diariamente desde las 5:30 a.m. horas hasta las 7:30p.m.

Gran parte de esta labor se debe a su directora la hermana María Ligia Giraldo Jiménez, que hace parte de la comunidad Hermanas Dominicas de la Providencia Social Cristiana, quien el pasado 22 de enero celebró sus 15 años al servicio de esta noble causa, con la ayuda de su grupo de trabajo con quienes comparte diariamente todas las actividades con las niñas, como educarlas en valores espirituales y sociales y apoyo en las actividades escolares.

La hermana Ligia aprovecha esta oportunidad para expresar a través de este medio, su agradecimiento a todas las personas, entidades privadas y al gobierno local, por su ayuda incondicional con esta noble causa, que gracias a ellos se ha podido mejorar la planta física y suplir las diferentes necesidades del hogar. Con nuestra ayuda haremos un país justo y de oportunidades para todos.

 

Deja un comentario

Relacionado

Animales

La tenencia responsable de mascotas

Desde el Centro Integral de Bienestar Animal CEIBA, fomentamos la tenencia responsable, la cual implica garantizarles a nuestros animales de compañía sus necesidades básicas como alimentación, bebida, techo, recreación, libertad de movimiento y con todas las condiciones adecuadas que requieran.  Además, a nuestras mascotas se les debe brindar una atención veterinaria que va más allá […]

¿Que eres Ateo?… ¡Lo siento por ti!

Sí, lo siento mucho por ti, porque la creencia en un ser supremo, creador de cuanto existe, llámese Dios, Jehová, Alá, o cualquier otra denominación o religión, es la lógica consecuencia de pensar que es absolutamente imposible que tantas maravillas que nos rodean sean fruto del azar o casualidad. Basta con pensar que no es […]