0 0
Read Time:1 Minute, 9 Second

Por Luis Eduardo Franco

Educando a la mujer colombiana. Hago concreto el caso para someramente analizarlo a la luz de mi criterio, ya que la estrechez de este periódico no lo permite extensamente.

Si a una mujer, por ejemplo se le hace conocer el respeto a las autoridades, cualesquiera que sean, ella más tarde llevará al corazón de su hijo esa enseñanza y le obligará a que empezando por ella, se acaten las disposiciones de la autoridad, cuya no observancia es entre nosotros, base de las disensiones políticas. Rionegro, felizmente, ha llegado a convencerse de que la nueva etapa de su gloria empieza con la educación de sus hijas.

La señora María Ignacia Arango de Llano, cuyo solo nombre recuerda una serie inacabable de triunfos en los campos de la enseñanza, ha tomado el cronómetro para indicar la hora en que este pueblo empieza a levantarse sobre nuevos pedestales de granito. Pero no es ella sola; a su lado está la digna, la inteligente e ilustrada señorita Laura Naranjo, quien coadyuva a esa grande obra. Así mismo las directoras de las escuelas públicas y privadas, con muy elevado tesón, enseñan a más de 300 discípulas, formando así la base de una sólida educación, augurio de bienestar social para el porvenir.

Rionegro, junio 4 de 1906,  Periódico La Juventud, dirigida por Carlos Uribe Echeverri, 1906. (Hemeroteca de Jairo Tobón Villegas).

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.