0 0
Read Time:5 Minute, 34 Second

La valorización es un instrumento de financiación valioso que dispone el Estado de Colombia para el desarrollo de un territorio, ya que permite a los gobernantes implementar acciones en beneficio de la comunidad mediante su recaudo para la construcción de obras públicas de carácter Nacional, departamental y municipal.

Es así como, la figura de valorización en Colombia tiene historia desde el año 1921 cuando a través de la Ley 25, muchos entes territoriales optaron por cumplir e implementar el desarrollo urbanístico y social, un ejemplo de ello son las ciudades de Bogotá, Medellín, Manizales y Rionegro, las cuales han efectuado el cobro de valorización para financiar sus obras. En este sentido, la ley colombiana para la implementación de valorización tiene en cuenta tres importantes parámetros para determinar el cobro, como son:

  • Costo de la obra de construcción
  • Valorización o plusvalía generada
  • Capacidad de pago del contribuyente

Como premisa es importante mencionar, que la administración de Rionegro eligió como monto por distribuir el costo de las obras, por ser el parámetro que arrojó el menor valor en los cálculos tal como lo indica  la norma. Es de aclarar que los costos de las obras por kilómetro es el más elevado que se ha tenido noticia en Colombia; al compararlos con otras obras tan importantes que actualmente se adelantan a nivel Nacional como las rutas 4G o la Ruta del Sol, se llega a la conclusión que el valor de las obras en Rionegro es tres veces superior al de otras partes del país.

En el municipio de Rionegro se estableció la denominada Valorización Social, nombre que surgió después del inconformismo de la ciudadanía a tan injusto cobro que se proponía ejecutar tan solo para el 24.58% del plan vial proyectado por la Administración Rionegro “Tarea de Todos”, es decir se construyó el 29.5 km del total de los 120 km proyectados.

En consecuencia, el costo de los 29.5 km de vías proyectadas tienen un costo de más de 600 mil millones en sus 12 tramos viales, los cuales se distribuyen de las siguiente forma: cerca de 450 mil millones son asumidos por los contribuyentes mediante el derrame de valorización, el municipio de Rionegro a través de recursos propios aportaría cerca de 235 mil millones, recursos que salen de los ciudadanos a través del cobro de impuesto predial, industria y comercio y demás tributos propios y por último se tendría un crédito de 100 mil millones que también pagarán los Rionegreros con intereses. En consecuencia, los habitantes y juiciosos contribuyentes de nuestro municipio financiarán el 100% de las obras de valorización.

Es importante mencionar, que para la distribución de la contribución de valorización se adoptó el método de BENEFICIO GENERAL, que implica que aquellos predios que reciben mayor beneficio por la ejecución de las obras deben pagar un monto mayor que aquellos  que no reciben beneficio. Pero al realizar los cálculos la administración municipal adoptó una metodología diferente a la planteada en los estudios, utilizando avalúos puntuales en diferentes partes del municipio, proyectándolos para toda el área de municipio; información que finalmente sirvió de base para la distribución de la contribución, llevando a conclusiones erróneas en los cálculos de los valores a cancelar por cada contribuyente, estableciendo que cancelaran mayores contribuciones aquellos predios que tienen mayor valor, así no hayan recibido ningún beneficio por la construcción de los proyectos. Este procedimiento contradice totalmente el principio de la valorización por la cual fue creada y lleva a cobros totalmente injustos.

Por tal motivo, se cuestiona la gerencia administrativa y la planificación de un territorio, ya que una de las principales virtudes de los gobernantes es la gestión de recursos ante los entes departamentales y nacionales para traer inversión, permitiendo así con el capital recaudado y poder generar desarrollo en el aspectos sociales, surgiendo así dos interrogantes: ¿Cuál es el porcentaje de gestión del municipio para estas obras? y ¿Qué alianzas público privadas se dieron? muchas preguntas y solo una respuesta, derrame injusto y total de una valorización con falta de planificación donde el afán fue el protagonista.

Uno de los objetivos principales con las obras de valorización descritos en los estudios es la mejora de la calidad de vida de los Rionegreros, pero será esto cierto y se cumplirá a cabalidad. La realidad es otra y ante los ciudadanos se presenta algunos pensamientos y sentimientos de incertidumbre, desplazamiento e indignación, ya que muchos cobros no cuenta con justificación de base, por otra parte algunas obras no impactan la totalidad del territorio y en algunos casos muchos recursos de reposición no tienen respuesta a la fecha, situaciones que alargan dicha preocupación.

Adicionalmente, se cuentan obras cuyos plazos de ejecución sobrepasan los tiempos presupuestados, poniendo en riesgo la estabilidad financiera del municipio por posible reclamación de los contratistas, debido a una mayor permanencia en obra, sin contar con el detrimento patrimonial al comercio por las afectaciones prolongadas en la ejecución de los proyectos, lo que traen consigo pérdidas incalculables.

En este sentido, se considera que en el municipio se realizó un derrame acelerado, ya que dada la magnitud del cobro y de lo proyectado debió ser ejecutado por etapas, priorizar tramos a corto plazo y que se tuvieran sinergia con los habitantes y comerciantes del territorio, con el fin de disminuir el impacto negativo de las obras.

Esto trae como consecuencia una valorización inequitativa e injusta, que tiene en riesgo la salud fiscal del municipio, deudas, contratistas sin pagos, demoras y retrasos en la entrega de las obras y una ciudad que después de cinco años ve pocos avances en las obras, se presentan algunos problemas de movilidad con vías en pésimo estado, obras iniciadas y otras sin ejecución.

No alejados de la dura situación de los habitantes y comenzando con esta difícil normalidad que hoy nos trae la contingencia sanitaria por el Covid-19, la administración de Rionegro “Juntos Avanzamos más” ha comenzado por ahondar la crisis y la preocupación citando y haciendo embargos a los contribuyentes del municipio, una ilustración que va en contravía de apoyar la reactivación económica.

Pero entonces qué hacer si el gobierno del período 2016 – 2019 coartó a las administraciones futuras a diseñar, gestionar e implementar proyectos dejando el municipio endeudado y con la premura de cobrar dinero no importando la situación actual, sugerimos entonces congelar los intereses y ampliar los beneficios para que los Rionegreros no paguen por obligación sino por la verdadera visión de una valorización que traerá beneficios y desarrollo, que no se empiecen más obras sin terminar las que ya están en ejecución, y dar respuesta prioritaria a todos aquellos ciudadanos que iniciaron con el recurso de reposición.

Por: Fernando Valencia Vallejo
Concejal de Rionegro 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.