0 0
Read Time:3 Minute, 1 Second

A mediados de junio comenzarán los trabajos para ampliar y modernizar la PTAR Tranvía Rionegro. La primera fase triplicará la capacidad de la planta de aquí al 2023.

La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Tranvía de Rionegro se quedó pequeña frente al aumento de la población de esa localidad. Los datos de los censos más recientes del DANE reflejan el crecimiento demográfico: en poco menos de 15 años, la población de Rionegro aumentó un 35%. En 2005 eran 100 mil habitantes y en el censo del 2018 ya eran poco más de 135 mil. Un hecho incontrovertible que trae retos para garantizar el acceso a los servicios públicos.

Catalina Saldarriaga Quintero, líder del proyecto de ampliación y modernización de la PTAR, explica la importancia de las obras en las que se invertirán más de $152 mil millones, que serán ejecutadas por la filial Ticsa. En ellas trabajarán hasta 300 personas, y la primera fase estaría lista a mediados del 2023.

“Uno siempre piensa en el agua potable, pero muchas veces no entiende que utilizarla genera desechos. Tenemos que hacerle un tratamiento responsable al agua para que cumpla con las normativas y se devuelva con calidad a las fuentes de donde la estamos captando. El agua residual va ligada a la potable y por eso la relevancia de este proyecto en términos de salud pública”, dijo Saldarriaga.

Una planta al límite

La PTAR que sirve al municipio de Rionegro está ubicada en la vereda Cimarronas, en plena zona industrial, justo en la calle del Tranvía, que comunica al casco urbano con la autopista Medellín-Bogotá. Esa infraestructura fue inaugurada en 2011 y está ya sobre el límite de su capacidad: 110 litros por segundo.

El proyecto de expansión implica triplicar su alcance que se ubicaría en 320 litros por segundo. Además, está previsto realizar una nueva modernización en el futuro de forma que en 2030 tenga una capacidad de 480 litros por segundo. Todo esto con el reto de que la actual planta no deje de operar para no causar afectaciones ambientales.

Ana María Hernández, enlace social del proyecto, explica que en el área de influencia directa identificaron cerca de 110 viviendas que suman un aproximado de 300 personas de acuerdo a la información reportada por líderes del sector. El ejercicio de socialización se realizó casa a casa y consistió en dar información de primera mano para contar los detalles del proyecto y resolver dudas. Otros públicos de interés como empresas cercanas también han tenido espacios de información y puestas en común sobre los detalles de la nueva PTAR.

Entre las principales dudas que surgieron de esos ejercicios estuvo la posibilidad de que ampliar la capacidad de la planta genere malos olores en el sector. Respecto a ese tema, la líder del proyecto es clara en que la modernización se hará con sistemas más modernos, más automatizados y de última tecnología para dar respuesta a esos retos. Sin embargo, aclara que ninguna obra de ese tipo puede garantizar que no habrá olores en algún momento de su vida útil.

“Los procesos en esta planta son procesos biológicos. Dependemos de bacterias, de seres vivos para poder lograr el tratamiento de las aguas y habrá que hacer procesos de estabilización de la planta. Tenemos estudios ambientales y sociales juiciosos, no solo de olores, también de ruido y calidad del aire para estructurar planes. Es imposible entrar a garantizar que una Planta de Tratamiento de Agua Residual (PTAR) no va a generar en algún momento algún tipo de olores, pero frente a eso la empresa tiene equipos dedicados a la implementación de medidas de control de olores”.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.