La corona cívica

Luego del triunfo patriota en Ecuador, Perú y Alto Perú, (hoy Bolivia), le otorgaron a Simón Bolívar tres coronas, las que posteriormente obsequió al mariscal Antonio José de Sucre.

La que concedió el pueblo Inca en Cuzco, Sucre la regaló al pueblo bogotano, acompañada con el manto de Atahualpa,  y hoy se conservan en el Museo Nacional.

Una segunda corona fue entregada en Cochabamba, en esta ocasión Sucre la llevó a suelo venezolano, más precisamente a su natal Cumaná.

La tercera corona la recibió Bolívar en La Paz, el 18 de agosto de 1825; en esta ocasión el Mariscal Sucre la puso en las sienes de José María Córdova, el héroe que se inmortalizó en la victoria de Ayacucho. Córdova decidió que su corona pasara a ser propiedad de la municipalidad de Rionegro, en representación del pueblo.

Así decidió encomendar a uno de sus militares de confianza para que trajera a la ciudad el regalo, dadas las responsabilidades que aun demandaban la presencia de Córdova  en Bolivia. El traslado lo realizó Nicolás Caicedo, capitán payanés, quien orgulloso de su misión recorrió miles de kilómetros con el tesoro a cuestas, atravesando los desiertos y las escarpadas montañas andinas.

La corona reposó los primeros días en la casa de su madre, hasta el día en que anunciaban la salida de la preciada joya hacia el cabildo municipal. Fue llevada en los brazos de la niña Ana María Quijano, quien portaba un traje de princesa Inca y era sobrina del héroe.



Alcaldes y concejales estuvieron a cargo de su protección. Personajes como José María Uribe, Pascual Uribe Ruíz, don Fidel Cano, (padre del periodismo nacional), y Wenceslao Lince Sáenz, fueron entre otros sus guardianes.

Fundado el Banco de Oriente, se decidió exhibirla en una urna para el disfrute de todos. Durante la segunda mitad del siglo XX pasaron las acciones del banco al naciente Bancoquia, que custodió la joya hasta 1999, cuando el Banco Santander adquirió la operación de Bancoquia; entonces fue entregada la corona a la Alcaldía Municipal, dejándola en una caja fuerte ubicada en el Museo de Arte Religioso de la Catedral.

Por: Carlos Andrés Zuluaga Marín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado

El desatino de Tigo (UNE)

En los últimos meses algunos usuarios de Tigo han sido sorprendidos con la cancelación de los servicios de internet, telefonía fija y televisión. Lo que argumenta la empresa es que se están robando los cables que tienen cobre y que ella prefiere desvincularse del cliente antes que restaurar el servicio, y advierte que el próximo […]

La Junta de Acción Comunal Villa Manuela, ganadora de Estímulos a la Participación Ciudadana por parte de la Gobernación de Antioquia

En el año de la participación ciudadana en el municipio de Rionegro, como lo ha denominado la Administración Municipal, la Junta de Acción Comunal de Villa Manuela en articulación con la Subsecretaria de Participación Ciudadana, resultó ganadora de los premios entregados por la Gobernación de Antioquia, por estímulos a la participación, siendo la única organización […]

“Cornare Más Cerca” llegó al municipio de El Peñol

La comunidad del municipio de El Peñol recibió el sábado 6 de noviembre a la corporación ambiental, Cornare. Entre pancartas, arengas y papayeras, agradecieron la injerencia de esta corporación en su localidad en su aporte al medio ambiente. Cornare Más Cerca, es la estrategia de la Corporación para descentralizar sus servicios, promover una cultura de […]