0 0
Read Time:2 Minute, 10 Second

El 29 de abril, murió en esta ciudad don Javier Gómez, reconocido rionegrero, cuya actividad cívica y comercial le generaron gran cariño y admiración en la ciudad, su transparente vida es ejemplificante para los rionegreros.

Casado con María Ligia Franco, con la que formó un hermoso hogar, fue un esposo y padre ejemplar para con sus siete hijos (Sergio Alberto, Amparo, Héctor Jaime, Luz Stella, Adriana Cecilia, Carlos Andrés y Juan Felipe).

Su Panadería La Amistad, negocio de reconocida calidad y tradición, además de ser uno de los establecimientos de comercio más antiguos de la ciudad, le hicieron fama de amabilidad, honradez y servicio a la comunidad.

¡Los rionegreros lloramos por tan irreparable pérdida!

Don Javier fue sepultado el 3 de mayo en la cripta o Altar de la Patria de la Catedral de Rionegro. Hoy lo recordamos con las emotivas palabras pronunciadas el día de sus exequias por Juan Felipe Gómez Franco, su hijo menor:

“En esta legendaria ciudad, de grandes hombres y hechos que marcaron la historia mundial, también han nacido héroes a veces no tan visibles, héroes que han sostenido la cultura, tradiciones y honor de los rionegreros, uno de estos héroes fue y será mi amado padre Javier Gómez.

Nació en Rionegro un 16 de agosto de 1932, proveniente de una familia asentada desde finales del siglo XVII en esta ciudad del Apóstol Santiago, era un rionegrero genuino.

Papá hermoso, comprendí a los minutos de nacer, cuando te vi por primera vez que había sido bendecido; desde ese momento fuiste mi ejemplo, mi héroe, mi amor eterno.

Fuiste un ser noble, altruista, cariñoso, cívico, caritativo, sencillo, divertido; tus capacidades te llevaban a hacer cualquier trabajo o actividad fácilmente; la Panadería La Amistad negocio que fundaste en 1957, y que por 64 años manejaste, se convirtió en tradición rionegrera, y te hizo un lugar en el corazón de los habitantes de esta nuestra amada ciudad.

Hoy en esta sagrada e histórica Catedral, que tanto amaste, en la cual fuiste bautizado, recibiste tu primera comunión, y contrajiste matrimonio con mi amada madre, te venimos a despedir y a dar cristiana sepultura; le pido a Dios, a Nuestra Señora de la Concepción de Santísimo Rosario de Arma de Rionegro, a San Nicolás, al Apóstol Santiago, y a todos los santos, te permitan gozar de la gloria eterna del cielo; ilumíname por el resto de mi vida, como lo hiciste desde el día que te vi por primera vez; cuando sea mi turno de partir y nos reencontremos, correré a tus brazos para fundirnos en un abrazo y así no volver a separarnos nunca más.”

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.