0 0
Read Time:2 Minute, 1 Second

En mi diario trabajar me he encontrado con situaciones familiares, sin bien muy complejas, también muy diferentes en cada familia. Así, por ejemplo, con frecuencia encuentro adultos consultando por depresión y ansiedad, en cuyos casos era obvio que en su infancia no estuvo papá, por abandono, muerte o por otras causas. En otras ocasiones, y lamentablemente la más común de todas, si tuvieron papá, pero estuvo “presentemente ausente”, es decir; un padre que estuvo físicamente cada día de sus vidas porque vivía en casa, sin embargo, la mayor parte del tiempo trabajaba, estaba fuera de casa, o estando en casa se sentaba a ver televisión, beber alcohol, compartir con amigos, hacer de todo, menos compartir con los hijos o preguntarles cómo les había ido.

Los efectos de estas maneras de relación del padre con los hijos tienen sus consecuencias emocionales, y creo que de eso no cabe la duda. Los estudios describen problemas de socialización, falta de seguridad en sí mismo y problemas de autoestima y autoconcepto.

Sin embargo, con mucha alegría reconozco que estas maneras de relación están cambiando, y actualmente veo circular por mi consulta muchos papás preocupados por sus hijos, abiertos a ser mejores padres y aprender más acerca del rol de la paternidad. Y es que Papá se escribe con “P” de presente, de estar allí presto para escuchar a los hijos, involucrarse en lo que viven diario, prestos a conocer sus sueños, lo que piensan, lo que sienten, incluso estando en la distancia por motivos laborales, son papás presentes en la vida de sus hijos. Padre se escribe con “P” de protagonista, y es que muchos hombres han entendido que la crianza, el amor, el cariño, la escucha, incluso las caricias amorosas hacia los hijos no es exclusividad de las madres, si no respuesta y reacción de un papá que desea vincularse con sus hijos y hacerles saber que en sus pensamientos y corazones son lo más importante.

Amigo lector, papá, que estás leyendo estas palabras y te identificas con el último párrafo, te felicito, que hermosos y gratos recuerdos estás escribiendo en las mentes de tus hijos. Si eres de los que debe aún mejorar su presencia y protagonismo, nunca es tarde para el cambio, comienza desde hoy a construir nuevos recuerdos en tu vida y en la vida de los tuyos. Feliz día del padre a todos los papás que hoy me leen.

Por: Ana María Carrillo
Psiquiatra

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
El Rionegrero
elrionegrero@gmail.com

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.